Entrevista a la Dra. Ana Casas

Empecé medicina interna y luego elegí la oncología médica. Abarca todo el organismo y sus funciones, y es lo que me gustaba. En el momento que empecé, hace unos 35 años, había un progreso muy importante en el campo de la oncología y esto hacía muy atractiva la especialidad. Pero, por otra parte, existía cierto abandono de los enfermos oncológicos; no se consideraba que el cáncer fuera susceptible de curación porque en esta época muy pocos tumores eran curables. Era un trato que no me gustaba nada, y para mí fue una unión muy bonita: atender a los pacientes y ser partícipe de este boom.